Un abordaje violento y antideportivo ¿La única opción que le queda al Oracle Team?

Los gurús de la Copa América coinciden en que el Oracle Team USA tiene muy complicado incorporar cambios suficientes en su catamarán antes del sábado para superar las prestaciones del barco a pedales kiwi. Para Bruno Troublé, ex patrón y creador de la Copa Louis Vuitton, la única opción que le queda a la tripulación de James Sptihill pasa por un abordaje violento y antideportivo.

El catamarán del Team New Zealand, durante una manga del ‘Match’. Foto: Sander van der Borch / ACEA

expansion.com

El pasado domingo, en cuanto el AC50 del Oracle Team USA entró en la base del equipo en Bermudas tras sufrir la cuarta derrota consecutiva frente al Emirates Team New Zealand (0-3), en las filas del ‘Defender’ no hubo tiempo para lamentaciones. Comenzaba el periodo de cinco días de ‘descanso’ de la 35ª Copa América. James Spithill aseguró en la rueda de prensa de patrones que “cinco días son muchos” para hallar la fórmula que les permita retener la Jarra de las Cien Guineas. Pero, visto lo visto hasta ahora en el campo de regatas, transformar en cinco días el catamarán estadounidense en una máquina capaz de batir a los neozelandeses parece una misión imposible.

El próximo sábado será el momento de comprobar si el dinero de Larry Ellison, la genialidad de los ingenieros y la fortaleza mental y física de los tripulantes es suficiente para conseguir otra remontada histórica. De hecho, aquella resurrección del Oracle en San Francisco hace cuatro años, encadenando ocho victorias para pasar del 1-8 al 9-8 definitivo, es hoy el argumento más sólido para no dar por muerto al ‘Defender’.

El USA-17 volvió al agua el pasado martes tras 24 horas de encierro en la base. Salió a entrenar y con los primeros cambios a bordo. Según concluía Glenn Ashby, patrón del Emirates Team New Zealand, al diario NZ Herald, “parece que han cambiado la configuración de los foils y la manera de trimar el ala; pero nada que añada más nudos de velocidad”.

El AC50 del Oracle Team USA, durante un entrenamiento. Foto: Ezra Shaw/Getty Images/AFP

Expertos como Mark Jardine, regatista profesional y director editorial de la publicación especializada Sail-Word, esgrimen que no hay margen de tiempo para incorporar grandes innovaciones a bordo. Aunque afirma que el equipo de tierra tiene talento de sobra para añadir más bicicletas estáticas en los cascos del Oracle, a imagen y semejanza del AC50 kiwi, éstas no serían tan efectivas como las de su rival porque los grinders estadounidenses no tendrían tiempo de adaptarse a la nueva configuración a pedales.

Tampoco hay mucho tiempo para realizar variaciones respecto al control de la embarcación. El Emirates Team New Zealand ha diseñado una configuración inédita de tripulación que ha demostrado su efectividad: mientras el timonel Peter Burling se encarga de la dirección del barco y de esbozar tácticas, Glenn Asbhy y Blair Tuke controlan la vela rígida y las hidroalas, respectivamente, a través de mandos de control. Tuke, además, pedalea. En contraste, en el Oracle James Spithill lleva el timón, controla los foils e incluso agarra la driza de la vela rígida durante las viradas. El hombre orquesta de la vela. Demasiado trabajo para un único efectivo, por mucho Spithill que uno sea.

“El viento podría ser un buen aliado del Defensor, siempre y cuando por el campo de regatas de Bermudas se registren más de 12 nudos de intensidad. Los partes meteorológicos apuntan a unas condiciones muy similares a las del fin de semana pasado, es decir, viento ligero. Otra mala noticia para Larry Ellison”

Sin poder realizar cambios drásticos en los foils, ya que el número de éstos están limitados por la regla de la clase AC50, en lo que sí puede mejorar el Oracle Team USA, señala Jardine, es en la técnica de navegación, sobre todo en las presalidas. En las cuatro mangas disputadas hasta la fecha el ‘Defender’ siempre ha pasado en segunda posición en la primera boya del recorrido; esa primera derrota condiciona el resto de la prueba, donde la única esperanza pasa por un error del rival. Para el sábado se prevé una estrategia mucho más agresiva por parte estadounidense.

La receta radical de Troublé

El viento podría ser un buen aliado del Defensor, siempre y cuando por el campo de regatas de Bermudas se registren más de 12 nudos de intensidad. Los partes meteorológicos apuntan a unas condiciones muy similares a las del fin de semana pasado, es decir, viento ligero. Otra mala noticia para Larry Ellison.

¿Qué puede hacer, pues, el Oracle Team USA para retener la Copa América? En opinión de Bruno Troublé, la única opción es que el USA17 realice un abordaje violento contra el AC50 neozelandés para destrozarlo.

Emirates Team New Zealand y Oracle Team USA, durante una prueba. Foto: Sander van der Borch / ACEA

Troublé, ex patrón de tres sindicatos franceses, fundador de la Copa Louis Vuitton en 1982 y una de las voces más autorizadas de la competición hasta 2007, lanzó esa teoría en la radio Newstalk ZB: “Esta vez los barcos son de diseño único, así que ellos [el Oracle Team USA] no pueden hacer mucho, excepto quizá tener una gran colisión con Team New Zealand, lo que da mucho miedo”.

Según la hipótesis de Troublé, si ambos barcos acabaran destrozados por la colisión, Team New Zealand quedaría fuera de combate definitivamente al no tener otro AC50, mientras que el Oracle Team USA podría presentarse en la línea de salida de la siguiente manga con la embarcación del Team Japan (o con algunos de sus elementos). El ‘Defender’ no declaró un segundo barco antes de las Eliminatorias, pero la alianza firmada con el sindicato nipón podría valer para cumplir las reglas.

“No creo que lo hagan porque son deportistas”, matizó luego Troublé, “pero es la única cosa que pueden hacer, a no ser que las condiciones las condiciones del viento cambien, pero parece que éstas no serán muy diferentes a las de la semana pasada”. El francés se ha mostrado en los últimos años muy crítico con la ‘Copa de Ellison’, sobre todo por las reglas y por el hecho de que el ‘Defender’ haya disputado las series de selección de desafíos. Ahora no oculta su satisfacción por ver al Team New Zealand tan cerca de la Copa América.

La colisión que plantea Troublé recuerda al escándalo de de la escudería Renault en la F1, cuando en 2008 el equipo obligó a Nelson Piquet Junior a estrellarse con un muro en el circuito de Singapur con el objetivo de favorecer a Fernando Alonso. La FIA acabó expulsando de por vida a Briatore del ‘Gran Circo’ y sólo la colaboración de la escudería en la investigación evitó que ésta también fuera descalificada.

Pin It