Te podría sorprender cómo rinde su energía el motor de tu barco

Puede sorprender a los no versados en ingeniería, que los motores de combustión interna Diesel, de gasolina de dos tiempos o de gasolina de cuatro tiempo, sólo son capaces de aprovechar, para producir energía mecánica, en torno al 25% (gasolina) o el 35% (diesel) de la energía del combustible. El resto se pierde como consecuencia del mecanismo de conversión.

Los motores Diesel aprovechan mejor el combustible debido a que funcionan con mayor compresión que los de gasolina, lo que se traduce en más aprovechamiento energético. De forma general se puede afirmar que los motores diesel consumen aproximadamente 0,3 litros por hora y por cada Kilovatio de potencia entregado, mientras que el motor de gasolina consume 0,5 litros/hora.

En unidades de CV, eso significa 0,2 litros el diesel y 0,4 litros el de gasolina. Por ejemplo, un motor fuera de borda de gasolina y de 300 CVs, su consumo de combustible por hora será 300 x 0,4 = 120 litros/hora; un motor dentro de borda diesel de 50 CVs consumirá unos 50 x 0.2 = 25 litros/hora. Se debe aclarar que estas cifras indican consumos con el motor en máxima potencia, algo diferente a navegar en régimen de crucero.

Pérdidas de energía

Un 60% de la energía del combustible (gasolina o gasoil) se pierde en el calor de la combustión en el sistema de refrigeración. Alrededor de 35% de este calor se pierde en la ventilación del aire caliente de la sala de máquinas. El otro 25% se pierde en calor al agua y por las vibraciones del motor.

Naturalmente que la energía mecánica del motor debe convertirse en propulsión y empuje gracias a la hélice. Entre el agua empujada por ésta de forma lateral (que no produce empuje al barco), más el agua que sale despedida contra el casco y que tampoco produce empuje, se pierde 20%.

Un 2% se pierde con el rozamiento del árbol con la bocina y el prensaestopas, rodamientos de sujeción del árbol, y otros mecanismos.

Así, queda un 18% de la energía contenida en el combustible para el desplazamiento del barco. Analizando ese 18% y llevándolo a 100% para una mejor comprensión, vemos que 56% se usa para vencer la resistencia generada por la ola de proa, 38% para la resistencia hidrodinámica del casco con el agua y el restante 6% para la resistencia aerodinámica de la obra muerta con el aire.

Pin It