Rick Álvarez, una historia de amor entre el hombre y el mar

Con una trayectoria llena de éxitos en la pesca deportiva y una vida envidiable, este habanero radicado en EEUU ha organizado torneos internacionales tan importantes, que se ha convertido en uno de los operadores turísticos más prestigiosos del mundo 

Fabricio Ojeda Díaz

Si Rick Álvarez fuese el protagonista de una obra literaria, seguramente sería descrito por el novelista como un “viejo lobo de mar”.

rick5

En una de sus tantas intervenciones en eventos deportivos

Su vasta experiencia en el mundo de la pesca y la navegación lo harían merecedor de ese título, pero él confiesa que si Dios le diera la oportunidad de reencarnar en una especie distinta a la humana, preferiría regresar a la vida en el cuerpo de un delfín.

“No es un pez, pero vive en el mar, pesca y lo explora todo”, alega, proyectando en este mamífero marino lo que ha sido su pasión desde que era un niño hasta hoy, cuando acumula una trayectoria que le ha dejado una larga lista de reconocimientos, logros y satisfacciones.

Rick (a secas, como le gusta que lo llamen) nació rodeado de agua salada, en la mayor de las islas del Caribe, de donde tuvo que salir hacia Nueva York con su familia desde muy pequeño -hace 57 años- cuando los barbudos de la Sierra Maestra tomaron La Habana, tras derrocar al autócrata Fulgencio Batista, para instaurar otra dictadura.

De su fecha de nacimiento solo dice que fue un 13 de diciembre, “pero el año vamos a mantenerlo en secreto, jejeje, pa’que no sepan lo viejo que estoy”.

Si reencarnara en otra especie, lo haría como un delfín

Si reencarnara en otra especie, lo haría como delfín

Lo que sí se sabe de este lobo que se resiste a revelar su edad, es que se ha consagrado como un gran promotor de la pesca deportiva y es uno de los pocos aventureros que explora minuciosamente las costas del Caribe y el Cinturón de Fuego del Pacífico, en una permanente travesía en la que surca los mares de numerosos parajes del planeta para atrapar y liberar peces con sus cañas, artimañas y anzuelos.

Como operador turístico y organizador de eventos internacionales de pesca de altura, este cubano radicado desde 1975 en Miami ha mantenido un alto perfil durante los últimos 20 años, a través de sus empresas International Billfish Tours e International Billfish Tournaments, Inc., y la ya desaparecida Coral Way Tours.

rick3

Navegante apasionado y empresario exitoso

Entre sus principales éxitos están el International Billfish Shootout de Cap Cana, en República Dominicana; el International Invitational Galapagos Billfish Tournament, en las Islas Galápagos, Ecuador; el International Super Slam y el Venezuelan Shootout Tournament, en Venezuela, y más recientemente, el International Galapagos Billfish Tournament, torneos que se han convertido en referencias de la pesca deportiva mundial.

También ha tenido una importante participación en la realización del Atlantic Blue Marlin Tournament y el Open de julio en las Isla Vírgenes de EEUU; en la Serie Principal española y el torneo Júpiter Billfish, además de colaborar con Jimmy Loveland en el Pacífico para la reproducción del Torneo Cinturón de Fuego en destinos como Panamá, Guatemala y Costa Rica, donde Álvarez ha pescado desde principios de los años 70.

Los torneos que organiza implican seria planificación y cuido de los detalles. Pero siempre hay espacio para el disfrute. En la mejor compañía. Foto: Richard Gibson

Los torneos que organiza implican seria planificación y cuido de los detalles. Pero siempre hay espacio para el disfrute. Y con la mejor compañía. Foto: Richard Gibson

En la actualidad, trabaja en la organización de las competencias que dirige en República Dominicana: la de Marina Casa de Campo, que se celebrará del 16 al 20 de marzo de 2017, y la de la Marina Cap Cana, programada para realizarse entre el 8 y el 13 de junio. “Son la primera y segunda etapa de la serie de torneos Dominican Triple-Header (tripleta). La serie concluye a principios de octubre con un certamen que organiza la misma Marina Cap Cana”, explica.

Esta imagen en Casa de Campo, RD, muestra lo espectaculares que son los torneos que organiza Rick. Foto: Richard Gibson

Esta imagen de pesca en Casa de Campo, RD, muestra lo espectaculares que suelen ser los torneos que organiza Rick. Foto: Richard Gibson

Preguntas y respuestas

Al repasar la historia de su vida, Rick Álvarez se considera un hombre afortunado, no solo por haber tenido la oportunidad de disfrutar de su pasión y trabajar en ella, viajar mucho y conocer lugares maravillosos, sino también por las experiencias vividas y las amistades que ha logrado cosechar.

“A veces me maravillo de las experiencias y lugares a los que mi trabajo me ha llevado, a las personas con las que he tenido la suerte de conocer y ser amigos. Nunca hallé el bote de oro que buscaba cuando dejé las líneas aéreas para iniciar mi propio negocio, pero encontré mucho más en las amistades y experiencias de pesca que he tenido. Con una nieta tan maravillosa como Kara Lynn y haber pescado con lo mejor de lo mejor, he disfrutado de una vida bien vivida. Si mi padre aún estuviera vivo, probablemente diría algo así como, ‘eso es más de lo que un buen hombre merece’”.

Con gran amabilidad, esta leyenda de la pesca deportiva accedió a responder algunas preguntas de Mundo Náutico.

-¿Por qué se sintió atraído por la pesca? 

-Desde muy niño, a los 5 años, mi padre me dejó acompañarlo con sus amigos cuando salían a pescar en su lancha “Nana” (así le decían a mi abuela, quien puso el dinero para comprarla) y me regaló una cañita y carrete para que yo aprendiera.

rick4

Con su padre Rigoberto “Rigo” Álvarez en Tarará, Cuba, 1960

¿Qué siente cuando lo está haciendo?

-Siento paz, mayormente, pero cuando una aguja ataca las carnadas, adiós paz y bienvenida la adrenalina.

-¿Qué significó huir de Cuba?

-Irnos no fue gran cosa en mi caso.  Mi padre era un alto ejecutivo de Cubana de Aviación e ir a Miami, donde teníamos casa también, no era nada fuera de lo normal. Es decir, para mí fue inicialmente algo nada fuera de lo común, como que íbamos de vacaciones otra vez. Pero después de varias semanas y ver que todos mis primos y tíos también habían salido, ya me di cuenta de que algo distinto estaba pasando.

¿Cómo cree que hubiese sido su carrera si se quedaba en la isla?

-Sabe Dios lo que hubiese sido. La única posible razón por irnos fue la llegada de Fidel Castro, ya que nuestra familia era bastante rica, aunque en relación con la pesca, creo que el amor por nuestro deporte no hubiese sido distinto.

Cuando pesca está en paz... hasta que una aguja ataca las carnadas y llega la adrenalina. Foto: Richard Gibson

Cuando pesca está en paz, hasta que una aguja ataca las carnadas y llega la adrenalina… Foto: Richard Gibson

-¿Cómo fue su adaptación a la cultura americana, pasar de Cuba a Nueva York?

-Para mí, llegar a Nueva York donde viví 15 años fue una gran experiencia, pero cuando llegué a edad de adolescente, tuve la suerte de que mi padre ya en ese momento era ejecutivo de la aerolínea Viasa, y cada vez que podía me escapaba con él a La Guaira (Venezuela) a pescar, o me iba para Miami donde estaban todos mis compañeros de la infancia.

-¿Alguno de sus hermanos también se dedicó a la pesca deportiva?

-No, solamente un primo le interesó la pesca, pero no con la pasión mía.

-¿Qué lugares ha visitado con la pesca deportiva?

-La lista es larga, pues he tenido la suerte de poder viajar desde joven y después, siguiendo los pasos de mi padre en la aviación comercial.  El primer lugar donde pesqué obviamente fue Cuba y después Venezuela. También he pescado en Costa Rica, mucho en el Pacífico y algo en el Caribe, Guatemala, Ecuador (Salinas e Islas Galápagos), México también en ambas costas, Puerto Rico, Islas Vírgenes, Brasil, Bahamas, Bermudas y en la costa este de África, La Isla de Mauritius. En territorio de EEUU: Hawai, Nueva York (Long Island), California, Mississippi, Nueva Orleans y por supuesto La Florida en la Costa del Atlántico al igual que en la del Golfo.

¿Cuál es su lugar favorito? 

-Sin duda, Venezuela, La Guaira en específico.

Paraíso perdido

-¿Qué recuerda de sus años de pesca en Venezuela?

-En Venezuela fue en realidad donde más aprendí. La Guaira es sin duda la mejor universidad y tuve la suerte desde niño de aprender con grandes maestros Como el Dr. Rubén Jaén y ya de adulto con muchos otros. Recuerdo alegría y camaradería e infinidad de buenos momentos.  Tengo los mejores recuerdos de la pesca en Venezuela y logré forjar grandes amistades con gente de gran calidad humana. Hoy en día me tropiezo con muchos de esos buenos amigos en otros países, pues en todo destino de pesca hay pescadores venezolanos sumamente experimentados.

-¿Qué significó el Torneo Shootout venezolano en su carrera? 

-El Shootout en su inicio fue una idea para generar prensa acerca de la pesca de aguja azul en La Guaira durante marzo, abril, mayo y junio. En esa época ya había dejado la aviación para hacer de mi hobby una profesión, y estaba encargado de las ventas de una empresa que se llamaba Charters Margullía, para turistas pescadores. El punto fue que había buena venta durante la temporada de aguja blanca de agosto a noviembre, pero el resto del año no. Se creó el Shootout en temporada de aguja azul, comenzaron a salir distintas publicaciones y programas de TV y enseguida las ventas subieron y los turistas comenzaron a viajar a Venezuela casi todo el año.  Por supuesto lo que más escándalo hizo fue el Shootout de 1999, cuando se liberaron 256 azules en tres días de pesca entre 39 lanchas que compitieron.

-¿Algunos de sus nietos pescan? ¿Cómo es esa relación?

– Aún no. Tengo solamente una nieta y en un par de años quiero enseñarle a pescar.

-¿Cómo impulsaría nuevamente el turismo venezolano?

– Hoy en día, dada la situación de inseguridad en Venezuela, desafortunadamente el turista del exterior no se atreve a ir. Son muy pocos los que van y no pueden disfrutar de todo lo bueno que ofrece Venezuela, al no poder salir a pasear como se hacía antes. En su época fue una gran fuente de empleo, con un fuerte impacto socioeconómico en la zona.

También es maestro en la pesca de agua dulce. Aquí con un pavón (peacock) en el río Cinaruco, Venezuela.

También es maestro en la pesca de agua dulce. Aquí con un pavón (peacock) en el río Cinaruco, Venezuela.

Cuba y la pesca deportiva

-¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba cambie y pueda convertirse en un punto importante de la pesca deportiva internacional?

-Cuba quizás ya está teniendo boom inicial, dado el ligero cambio de política por parte de Washington en relación con la isla. Sin embargo, con el cambio de presidente en EEUU, eso puede dar marcha atrás rápidamente. Por otro lado, la pesca de altura en Cuba no es muy buena, nunca lo fue, y los turistas visitarán Cuba por un tiempo, pero dudo mucho que quieran regresar muchas veces como lo hacían en Venezuela y lo hacen en la actualidad en República Dominicana y otros destinos caribeños, cuando vean que la pesca es pobre en comparación. Hay muchos otros destinos en el Caribe donde la pesca es muy superior.

-¿Qué significa el mar en su vida? 

-Todo, hoy en día, aparte de mis seres queridos.

-¿Una anécdota? 

-Anécdotas son muchas, suficientes para escribir un libro, creo. Quizás una de las más interesantes sea la de haber conocido de niño a Ernest Hemingway.  Durante los veranos cuando nos mudábamos de La Habana a la casa que teníamos en Tarará, lo veía a cada rato, ya que su famosa lancha “Pilar” era amarrada al muelle a dos espacios de la de mi padre.

El viejo y el mar su libro favorito. No podía ser de otra manera. Además, de niño, conoció a Hemingway

El viejo y el mar su libro favorito. No podía ser de otra manera. Además, de niño, conoció a Hemingway

-¿Un recuerdo feliz?

-Igual que con las anécdotas, los recuerdos felices son muchos, pero el que más me viene a la mente es una dupleta de aguja blanca que hice con mi padre en mi primer viaje a Venezuela. Fue la única dupleta que peleamos juntos.

-¿Su libro favorito?

-El Viejo y el Mar. Recuerdo cuando filmaron la película que el elenco y equipo de producción fueron alojados en varias casas en Tarará y los veíamos en el supermercado, restaurantes y a veces, cuando íbamos saliendo a pescar, mientras estaban filmando en el mar. El niño que aparece en la película, Felipito Pazos, era ahijado de mi padre.

-Tres palabras que lo definan… 

-Pescador, auténtico y sentimental

-Un mensaje para todos los que admiran su trayectoria… 

-En pocas palabras que pesquen, pero cuiden los pesqueros y a las especies marinas.




Pin It