Los ‘cyclors’ neozelandeses, la pesadilla de los estadounidenses en la final

La final de la 35ª Copa del América se reiniciará el sábado en Hamilton (Islas Bermudas) con una clara ventaja de 3-0 del ‘Emirates Team New Zealand’ sobre el ‘Oracle Team USA’, pero nada está decidido aún.

Después de las dos primeras jornadas, disputadas el pasado fin de semana, el calendario pasa las dos siguientes, con la celebración de las mangas 5 y 6, el sábado 24, y las 7 y 8, el domingo 25. Esto ha permitido al equipo de Spithill, derrotado en las primeras mangas tener tiempo para una nueva configuración de su ACC50 para intentar neutralizar la superior velocidad y maniobra neozelandesa.

Pero no solo es la velocidad del ACC50 neozelandés ‘Aotearoa’ el que marca diferencias. También su revolucionario sistema de ‘tándem ciclista’ de a bordo, con cuatro de los seis tripulantes encorvados y pedaleando furiosamente: son los llamados ‘cyclors’

Cuando el ACC50 vira o traslucha (virar en contra del viento), los ‘cyclors’ dejan su posición en un casco y pasan al otro en una maniobra perfectamente escalonada y coordinada, de manera que en ningún momento el sistema deja de producir energía.

El único ciclista profesional del equipo, el neozelandés Simon van Velthooven, de 28 años y medalla de bronce de ciclismo en pista en Londres 2012 ha sido uno de los ‘cerebros’ del sistema.

La potencia de pedaleo es vital para alimentar los sistemas hidráulicos utilizados para mover la vela en ala (de 24 metros de alto), subir y bajar los ‘foils’ (alerones) o darles inclinación.

El ejecutor de maniobras y órdenes a bordo es el patrón, el más joven de esta edición, Peter Burling, de 26 años, campeón olímpico en Río 2016 y subcampeón en Londres 2012 de la clase 49er. apoyado por el australiano de 39 años, Glenn Ashby, medalla de plata olímpica en Pekín 2008 y 15 veces campeón del mundo y que controla la vela en ala con un dispositivo similar a Xbox.

Blair Tuke, de 27 años, y compañero de equipo olímpico de Burling, tiene el doble papel de ‘cyclor’ y regulador de los ‘foils’.

“Si sabes que tus piernas son más fuertes que tus brazos, ¿por qué no íbamos a utilizarlas?”, ha señalado van Velthooven que ha admitido: “Fue bueno mantenerlo 100 por 100 en secreto hasta que se botó el barco en febrero pasado”.

Aparte de los asientos de bicicleta que se pueden ver en los cascos poco se sabe de como funciona el sistema. “No parece una bicicleta en absoluto. Imagínese un conjunto de manivelas y eso es todo, en realidad”, ha añadido Van Velthooven.

Solo se sabe que los ‘cyclors’ usan zapatos y pedales de bicileta de montaña.

Van Velthooven, de 28 años, aprendió a navegar de pequeño, pero después se dedicó al ciclismo. Renunció al campeonato del mundo de ciclismo de pista en 2015 para unirse al ‘Team Nueva Zeland’.

“El mayor obstáculo fue montar las cuatro bicicletas estáticas en el casco de un catamarán de carrera. En ese momento nos pareció gracioso. O íbamos a ser el hazmerreír o la mejor fuente de potencia que la Copa América ha visto y ha funcionado bien”, ha señalado.

Van Velthooven está al frente del tándem y en los días que hay varias mangas se intercambia con Joe Sullivan, campeón olímpico de remo. Esto se debe a que la ‘posición uno’ es la que ejerce el ritmo sobre el resto.

“Solo vamos al máximo de lo que podemos, dejando que los otros tres (Josh Júnior, Andy Maloney y Tuke) no pedalean tan fuerte todo el tiempo, así que marcó el ritmo en todas las carreras y se logra la máxima potencia”, ha revelado Van Velthooven.

La potencia que se logra es impresionante y tanto Blair Tuke como Glenn Ashby Glenn tienen fluido hidráulico casi ilimitado para utilizar cuando las mangas se ajustan. Algo que para muchos es realmente increíble.

Pin It