Lo que debe saber acerca del inodoro de su embarcación

El inodoro es un elemento básico en cualquier embarcación. Los tripulantes habituales deberían estar habituados al uso del inodoro a bordo. Los invitados podrían desconocer como utilizar este servicio, por lo que deben ser instruidos adecuadamente antes de comenzar una travesía.

Tipos de inodoros

Hay modelos de todo tipo que se adaptan a casi cualquier tipo de embarcación, necesidades y gustos de la tripulación. Según el tipo de bomba que utilicen, podemos distinguir los siguientes tipos de inodoros marinos:

  • Con bomba de pistón manual: el sistema tradicional a bordo y el más sencillo. No consume electricidad y ofrece la posibilidad de desmontarlo y realizar reparaciones fácilmente, puesto que las piezas de recambio suelen estar disponibles. Su uso es sencillo: con los grifos de fondo abiertos, accionamos la bomba con la llave de entrada de agua abierta, llenamos la taza y volvemos a bombear con la llave de entrada de agua cerrada. Hay que repetir la operación hasta que en inodoro y en los tubos no queden restos de aguas residuales. Al finalizar la operación, en el inodoro no debe quedar agua. La llave de entrada de agua deberá quedar cerrada y los grifos de fondo en la posición correcta. El no necesitar electricidad convierte a este tipo de inodoros en los más utilizados para los veleros.
  • Con bomba eléctrica: la tradicional bomba manual ha sido sustituida por otra de tipo eléctrico con potencia suficiente para tomar agua, introducirla en el inodoro y, al mismo tiempo, absorber y sacar las aguas sucias por otro lado. Para el uso de este tipo de inodoro precisaremos de tazas especialmente realizadas para estas bombas. Su uso es sencillo y, si se mantienen las normas de seguridad y mantenimiento, no dan problemas. De cualquier forma, se recomienda cerrar los grifos de fondo después del uso.
  • Inodoro por vacío: a la bomba eléctrica se añade un efecto de vacío al cerrar la tapa herméticamente, con el que se consigue hacer llegar el agua y limpiar la taza. Para un uso correcto debemos cerrar la tapa y presionar ligeramente, activar la bomba y esperar a que llegue el agua. Después bombear para que salga el agua sucia y una última vez para limpiar el inodoro. Por último conviene esperar un poco antes de abrir la tapa, para que descienda la presión. Nunca forzar la apertura, para no dañar la junta. Una vez abierta accionar la bomba otra vez para vaciar el agua restante. Se recomienda el cierre de los grifos de fondo una vez quede todo limpio y claro. Existen modelos con bomba de vacío manual.
  • Inodoro por gravedad: diseñados principalmente para los buques comerciales. Están fabricados en porcelana y utilizan el agua de la reserva de a bordo. No requieren alimentación eléctrica y, al eliminar el agua de mar, se reducen los malos olores y la acumulación de impurezas que provienen de los residuos de esta agua. Su diseño y altura es muy similar a la de los inodoros de casa.
  • Portátiles: para embarcaciones de poca eslora. Este tipo de inodoros llevan tanques compactos con almacenamiento de 9 o 10 litros, lo que supone entre 30 y 50 usos. Son resistentes gracias al poliuretano utilizado para su fabricación. Recambios, juntas y componentes son muy fáciles de cambiar.
  • Otros sistemas: en algunos se utiliza agua dulce con el objetivo de eliminar los malos olores dejados por el agua de mar sucia. Son sistemas muy cómodos, limpios y con diseños atractivos. El único pero puede estar, en su precio.

El montaje

Idealmente se debe montar el inodoro junto con un tanque de descarga a bordo para disminuir la polución marina, pero evidentemente, complica la instalación. Básicamente el inodoro deberá tomar agua del mar, para después expulsar los desechos al mar (en muchos países no se permite) o a un tanque séptico. La expulsión mezclada con desechos debe realizarse por debajo de la línea de flotación. Es decir, necesitaremos de dos orificios de comunicación con el mar, lo que supone un peligro si no están correctamente realizados y controlados; con el riesgo añadido de que uno de estos orificios está por debajo de la línea de flotación de la embarcación, una zona delicada que requiere de vigilancia. A esto se suma que la gran mayoría de los inodoros náuticos se sitúan por debajo de la línea de flotación, lo que supone la necesidad de utilizar cuellos de cisne, válvulas para sifones.

El peligro de entrada de agua por la parte del inodoro que expulsa es menor, ya que el tapón de vaciado suele estar situado por encima de la línea de flotación. Tanto la toma como la salida del inodoro deberán llevar sus correspondientes grifos de fondo. Estos deben estar accesibles y funcionando correctamente, teniendo en cuenta que se trata de un punto crítico para la posible entrada de agua en la embarcación. Revisar que se encuentran correctamente engrasados y que exista una clara información sobre cuándo están cerrados y cuándo abiertos, de manera que no quede duda para nadie.

Normas de uso

  • Nunca usarlo si no se está claro en su funcionamiento. En caso de duda, consultar. Es recomendable indicar de forma clara y visible las pautas de funcionamiento del WC.
  • Siempre debemos tener la precaución de cerrar los grifos de fondo después de su uso.
  • Antes de utilizarlo, comprobar que hay agua en la taza.
  • No echar ningún elemento que no sea soluble, el riesgo de que taponen el WC o queden atorados en alguna junta es alto.
  • No usar productos químicos que pueden dañar las juntas o la hélice de la bomba.
  • Es mejor el papel especial para inodoros marinos. Los papeles a base de celulosa aumentan el riesgo de atasco.
  • Bombee siempre un poco más de agua de la que considere necesaria: servirá para limpiar la taza y eliminar cualquier posible resto de los tubos.
  • Realice revisiones periódicas de todo el conjunto.
  • La descarga directa al mar sólo puede realizarse en alta mar.
  • Controle de manera habitual el nivel del tanque séptico. No espere a que se llene para vaciarlo.
  • En caso de una travesía larga en alta mar, llevar a bordo un juego de recambios de juntas y hélice de la bomba.
  • Si va a dejar de utilizar el barco durante unos meses, es una buena idea verter un chorro de aceite vegetal (del utilizado en cocina) en el último vaciado del inodoro. Esto dejará una especie de película protectora en la bomba y en el grifo de fondo, protegiéndolos y haciendo que se encuentren en perfectas condiciones para su posterior utilización.

Mantenimiento del depósito de aguas negras

Aunque el uso del WC sea esporádico, sin el mantenimiento del mismo sus paredes se cubren de costras de sales y otras materias que en cualquier momento se pueden separar del plástico y caer al fondo, provocando un atasco en la salida del depósito, que podrá ser problemático.

Se recomienda abrir el registro del depósito periódicamente y echarle un poco de desatascador. Al no existir riesgo de dañar juntas u otras partes del inodoro, podremos utilizar productos más agresivos de los que usaríamos directamente sobre la taza. Se recomienda tener cuidado si se usa algún tipo de ácido

Pin It