La vida a bordo de un barco militar

Esta semana tuvimos en Boston la visita de 45 barcos provenientes de una docena de países del mundo. Los “Tall Ships” o barcos de mástil alto, hicieron su entrada en Boston el sábado 17 de junio en la mañana, con un majestuoso desfile que atrajo a cientos de miles de espectadores, quienes se agruparon en diferentes áreas alrededor de la bahía bostoniana para verlos pasar.

elplaneta.com

Después del desfile, las embarcaciones estuvieron ancladas en diferentes muelles de Boston para quienes quisieran visitarlos. Desde hace 17 años no venía a nuestra ciudad una representación tan grande de buques de vela.

El anfitrión de este evento fue Sail Boston, una organización sin fines de lucro dedicada a la promoción del turismo y patrimonio marítimo.

Los barcos nos visitaron desde Canadá, Chile, Ecuador, Finlandia, Alemania, Letonia, los Países Bajos, Nueva Escocia, Perú, España, Reino Unido y Estados Unidos. Se marcharon el jueves 22 de junio por la mañana, rumbo a Canadá.

El Planeta conversó con algunos miembros de la tripulación de los barcos militares provenientes de Ecuador y Perú, quienes nos comentaron sus experiencias a bordo de un barco de la armada y nos dieron una idea de cómo es la vida en el mar.

Pocos trabajos ofrecen la oportunidad de viajar por largos períodos de tiempo y recorrer amplias zonas del mundo, contemplar paisajes diferentes y conocer a tal cantidad de personas de tan diversa procedencia. Pero este es un oficio que no es para cualquiera, que implica una gran capacidad de adaptación, máxima disciplina y mucha valentía.

“A bordo hay muchísimo trabajo. Las jornadas de trabajo son largas, con horarios de 8 a 14 horas diarias durante 7 días a la semana, y los turnos pueden ser muy irregulares. Te puede tocar un turno de 12 de la noche a 4 de la madrugada, por ejemplo”, cuenta el oficial Luis Narro del barco Unión, de Perú.

“La logística de un barco de 250 tripulantes no es fácil, y siempre hay deberes para hacer, desde clases de navegación hasta lijar el suelo o pintar el mástil. Pero también hay cómo entretenerse. En la cubierta del barco hacemos ejercicios, jugamos fútbol con una pelota de trapo y contamos historias”, explica Narro.

De igual modo, los aspirantes deben mostrar una personalidad serena y equilibrada, y, de ningún modo, ser propensos a estados de pánico en caso de fallo mecánico, condiciones climatológicas adversas o, incluso, fuertes tormentas y temporales. “Esta profesión no es para miedosos. A los que tenían miedo se les quita”, dice el oficial. El mástil tiene 60 metros de altura y hay oficiales que se trepan allí. “Los más pequeños son los premiados para ir en lo más alto”, bromea.

También representa un gran sacrificio estar lejos de la familia y amigos. “La mayoría de los tripulantes son solteros, pero también hay quienes somos casados, y estos cruceros significan estar lejos de la familia por largos períodos de tiempo. Como son viajes de meses, a veces las esposas vienen a visitarnos a los puertos donde llegamos, a veces traen a los hijos”.

El oficial Jorge Pineda, quien es el dentista de la tripulación del barco Guayas, de Ecuador, cuenta que su función principal es hacer trabajos de odontología general: limpiezas, ortodoncia y hasta tratamientos más complejos si hace falta. Hay una lista de citas que él mismo gestiona, para mantenerse ocupado. “Hay que buscar qué hacer para no aburrirse, porque en el mar el tiempo pasa muy lentamente. Además de un odontólogo y un médico general, a bordo del barco también hay peluqueros, chefs, un sastre y hasta una banda de músicos”.

Finalmente, este tipo de trabajo supone largos períodos en situación de confinamiento extremo, poca privacidad y alejado de la familia, amigos y posibles relaciones. Pero los oficiales coinciden en que es una experiencia única de vida. “Hay mucha camaradería, aprendes lo que es el verdadero espíritu de un equipo, a conocerte a ti mismo, a velar por tus compañeros y a desarrollar tu capacidad de adaptación. Es una experiencia única, que te abre la mente al mundo”, concluyó Pineda.

Pin It