El extraño ataque de “piojos marinos” en una playa australiana

Los médicos quedaron asombrados con el caso de un adolescente de 16 años que salió del agua con severas heridas. Sospechan que fueron causadas por mordiscos de una especie de crustáceo

Los misteriosos crustáceos son probablemente “piojos de mar”, invertebrados llamados copepdos, pertenecientes a la familia Caligidae.

Sam Kanizay, de 16 años, había decidido refrescarse en la playa de Dendy Street, en Brighton, después de un partido de fútbol. Pero cuando salió del agua se dio cuenta que sufría severas heridas en los pies y las piernas.

La familia del adolescente aseguró que la heridas fueron causadas por unas pequeñas criaturas marinas que se lo estaban comiendo vivo. “Comían la piel de Sam y lo hicieron sangrar abundantemente”, dijo el padre del chico, Jarrod Kanizay.

Tras ser llevado al hospital, los propios doctores quedaron asombrados con el caso, al que no le encontraron una explicación.

Por eso, el padre del chico decidió investigar por su cuenta las posibles causas. Al día siguiente se dirigió a la playa con un trozo de carne y capturó a cientos de las criaturas que, según él, atacaron al hijo.

“Capturé algunos bichos durante la noche en la bahía. Puse carne en la red y la comieron como si no hubiera un mañana”, dijo el hombre, según el Daily Mail. “Los llevamos a casa y se pegaron a la carne. Chuparon toda la sangre”, agregó.

Alistair Poore, investigadora de la Universidad de New South Wales, consultada por el caso, dijo que no existen registros sobre estas clases de conductas devoradoras de animales invertebrados. Aunque, según su hipótesis, los temibles agresores serían crustáceos de la clase copépodos, pertenecientes a la familia Caligidae.

Este tipo de crustáceos son los presuntos responsables del ataque

La descripción de padre del muchacho parece confirmar la hipótesis de la investigadora. “Son bichitos parecidos a pulgas”, dijo. “Sospecho que lo agarraron miles de estos bichos”.

El hombre agregó que llevó los crustáceos al hospital, donde serán analizados para determinar de qué especie se trata.

También difundió un video que muestra a las criaturas devorar trozos de carne roja. “Lo que está claro es que estas pequeñas cosas aman la carne”, dijo Kanizay.

Al no poder detener la herida del hijo, el hombre lo trasladó al hospital. “Había una pileta de sangre en el piso”, relató. Cuando lavaron la sangre, los médicos pudieron ver los cientos de diminutos agujeros en las piernas. Afortunadamente, el adolescente dejó de sangrar al día siguiente: se recuperará completamente.

Fuente: The Guardian, Infobae, Eldoce.tv

 

Pin It