Diez cosas que todo marinero de pesca de altura tiene que saber

Debe compartir una conversación ligera, reírse de chistes malos, preparar sándwiches, asegurarse de que las cervezas estén frías, ser buen anfitrión y, sobre todo, desempeñar bien las  tareas que se exponen a continuación:

1 Siempre alerta

Un buen marinero vigila para encontrar y culminar una buena pesca. Avistar a una bandada de aves marinas volando en la distancia, o mejor, identificar a un pez desde la popa antes que lo haga el capitán u otro miembro del equipo, vale para una felicitación automática… o un bono al final del día.

diez6

Algunos asumen que el capitán es el primero en darse cuenta de una oportunidad. Hay que recordar que él tiene que mirar el medidor de profundidad, el GPS, el radar y el resto de los sistemas.

En una embarcación a veces se escuchan silbidos, gritos o ruidos ininteligibles para que los marineros estén pendientes de los outriggers o de si una de las líneas se zafó de su punto de sujeción. Hay que reaccionar con rapidez. Si todas las líneas se encuentran en su posición original entonces se debe chequear si una de ellas está enredada. Después hay que estar vigilante de las carnadas y de los señuelos. Si uno de ellos da saltos sobre la superficie es porque ha sido parcialmente mordido o porque ha enganchado algún desecho.

Si los marineros no ven nada anormal o no ven a la aguja que se mantiene detrás de la lancha, sólo entonces deben dirigir su mirada hacia el capitán. Éste puede hacerles señas en forma de tijeras para advertirles que deben prestar atención a la carnada mordida, o si hace un movimiento en forma giratoria con la mano, puede ser porque la carnada o el señuelo están dando vueltas.

diez5

2 Arte del atraque

Lo primero al acercarse al punto de amarre del embarcadero, es identificar la dirección y la fuerza del viento e igualmente evaluar si la corriente debe ser tomada en cuenta. Después tiene que calcular cuál es el efecto combinado del viento y de la corriente en caso de que los motores fallen o que el capitán se equivoque. En ambos casos, tiene que evaluar cómo estas fuerzas combinadas van cambiando en la medida que el barco se acerca a su posición final.

diez9

La mayoría de las veces el cabo de proa debe ser el primero en colocarse al llegar al muelle y el último en desamarrarse cuando la lancha va a hacerse a la mar. Con barcos muy grandes, la proa puede extenderse bastante más allá del muelle, por consiguiente un cabo más cerca de la mitad de la embarcación hará las veces del cabo de proa. Una vez que la proa esté asegurada y con un poco de holgura, un capitán experimentado puede controlar la orientación del barco mediante el ángulo del timón y el empuje de las hélices.

El marinero debe comunicarse con el capitán y entender cuáles cabos quiere usar el capitán para atracar y en qué orden. Nunca debe atar o desatar un cabo sin preguntarle primero al capitán. Debe aprender cómo manejarse con una cornamusa, para soltar o recoger el cabo gradualmente según sea necesario.

3 Limpieza a bordo

El baño de una embarcación debe estar escrupulosamente limpio. Una buena idea es utilizar un spray con una solución de cloro y después limpiar con una toalla de papel por lo menos dos veces al día. Se pueden escribir tratados sobre cuido de madera, barniz para pinturas y lociones para cuero, pero el baño debe oler solamente a fragancias de flores o al menos, a líquidos de limpieza.

4 Medición de la tensión de las líneas

Un buen marinero debe chequear en las mañanas la tensión de todos los tipos de líneas de pesca, con un instrumento especial que incorpore un resorte para fijar los valores para el freno. Para calibrar, se puede utilizar una balanza que mida la tensión al jalar rápidamente (a unos dos o tres metros por segundo) la línea almacenada en el carrete.

diez7

5 Líneas que (no) se enredan

Saber ir hacia la parte externa cuando la embarcación gira y saber soltar una línea es una de las destrezas que hay que enfatizar en el entrenamiento de los marineros. La idea es que las demás líneas crucen la estela siguiendo una trayectoria más corta y no se enreden con la que tiene la carnada.

Los mejores ayudantes de cubierta también se fijan en la carnada mientras se suelta línea. La mayoría de las veces lo único que hay que hacer es frenar el carrete con el pulgar durante uno o dos segundos antes de que la carnada se sitúe en su posición definitiva. Esto también permite constatar que la carnada se desplaza con normalidad.

diez8

Para traer de vuelta la carnada no se debe dejar ni por un momento de recoger el sedal aunque parezca que vaya a cruzarse con otro. Esta táctica, aparentemente opuesta a la lógica, funciona. Ya que si se recoge la línea con un movimiento continuo la carnada va a estar saltando sobre la superficie y la mayoría de las veces saltará sobre la otra línea. Lo peor que puede pasar es que se enrede un par de vueltas con la otra, pero se puede deshacer el enredo en un par de segundos.

6 Buenas conexiones

Casi todas las conexiones que se hagan en alta mar involucran hacer un lazo –loop-. Todo marinero debe saber cómo hacerlo,  bien sea en una línea o en un líder sin aproximarse al punto de fractura del material. Requiere práctica, pero es algo que debe saberse hacer con diferentes grosores de alambre.

SONY DSC
 7 Nudos de pesca

Quien pueda hacer los siguientes nudos rápida y eficientemente, debería tener un puesto asegurado en la tripulación de un barco de pesca deportiva de altura. Además, no tendrá ningún problema en ir aprendiendo más.

Medio nudo barril asegurado: Simple y resistente. Sirve para sujetar anzuelos a líneas de hasta 25 Kg de carga de rotura.

Nudo barril: Excelente para sujetar un anzuelo de tamaño mediano a una línea de resistencia media, tal como un anzuelo de 4 a 4/0 a una línea de 3 a 5 Kg.

Nudo palomar: El nudo palomar es rápido de hacer y es suficientemente sólido para la mayoría de las situaciones de pesca.

Bimini Twist: Originalmente, se conocía como “el nudo de las 20 vueltas”. Ahora, algunos le dan 30 vueltas. El único nudo que convierte a una línea en una doble sin debilitarla. Es más fácil hacerlo con líneas pesadas y la ayuda de otra persona. Ideal para aplicaciones de doble línea tanto en agua dulce como salada. De alta resistencia.

8 Nudos en los cabos

Como mínimo un marinero debe saber cómo hacer un nudo ballestrinque (clove hith), afirmarlo a una cornamusa y luego rematar con un par de vueltas de nudos simples. También debería saber cómo atar una bolina o as de guía (también conocido como “largo de proa”) preferiblemente con una mano.

Un marino de verdad aprende que una persona que se cae por la borda puede amarrarse una cuerda alrededor de su cintura incluso si tiene un brazo fracturado, para poder ser halado a  sitio seguro. También sabe que un nudo bien hecho se puede deshacer fácilmente a pesar de que haya sido sometida a una gran tensión. Además, debe poder hacer todo tipo de  empalmes con las dos puntas de un cabo o línea de amarre.

9 Solamente dos vueltas

Con un pez capturado y antes de subirlo a la bañera, conviene practicar el amarre a la mano de la línea de pesca o del sedal. La idea es que este acto se vuelva totalmente automático. Se puede practicar, por ejemplo, con atunes y dorados, grandes o pequeños. Siempre se procede a una doble vuelta. Una es insuficiente porque puede resbalar y con tres se puede hacer difícil retirar la mano.

diez3
10 Atrapar carnada

Si un marinero puede castear una red bien lanzada, es muy probable que sea competente en todas las demás destrezas a bordo. La habilidad para capturar  carnadas, bien sea con una red o con caña y carrete, puede ser determinante para el resultado de un feliz día de pesca.

diez13

Pin It