Cómo solicitar ayuda por VHF desde una embarcación

El VHF es fundamental en lo que a seguridad de navegación se refiere, por lo que conviene que conozca lo relacionado con sus usos y utilidades.

VHF son las siglas de “Very High Frecuency”, o lo que es lo mismo “Muy Alta Frecuencia”; efectivamente, la banda de frecuencias de radio está dividida en diferentes secciones que van desde la “Muy Baja Frecuencia”(VLF) a la “Super Alta Frecuencia” (SHF).

Las frecuencias que van desde los 30 a los 300 megahercios son las denominadas VHF y de ellos sólo una porción, la que va desde los 156.000 hasta los 162.000 están asignados al uso marítimo.

La porción de 156-162 MHz se divide a su vez en canales, un total de 55, cada uno de los cuales tiene un número y un uso preestablecido asignado entre las siguientes funciones:

  • Llamada de socorro y urgencia.
  • Comunicación con la costa.
  • Comunicación entre buques.
  • Operaciones portuarias.
  • Servicios privados.

Alcance de un VHF

Esto depende de diferentes variables:

  • La altura de la antena por encima del nivel del mar en cada estación: es el factor más importante. Cuanto mayor sea la altura, más largo será el alcance conseguido.
  • La línea de visión: en teoría, el alcance del VHF está limitado a la línea de visión existente ya que las ondas de radio no se curvan alrededor de la superficie terrestre.
  • La meteorología reinante: en días calurosos el alcance de una radio puede ser realmente muy superior al que tendrá un día de mal tiempo.

Las radios de VHF operan con el principio de “línea visual” entre estaciones, lo que significa que las señales no doblan alrededor de obstrucciones o encima del horizonte. Por eso la altura de la antena, más que cualquier otro factor, es la responsable de determinar cuán lejos podremos transmitir. Una antena que se monta alta podrá emitir más lejos por encima del horizonte.

Cómo utilizar un VHF

A pesar de que el uso de un aparato de VHF no es excesivamente complicado  a continuación una serie de consejos de gran utilidad:

  • La voz: a la hora de hablar por radio, muchos adoptan una voz que no le es propia ni natural ¡un gran error! El primer consejo que le dará cualquier profesional es que de que trate de expresarse con total naturalidad.
  • La fonética: existe un alfabeto fonético (Alfa, Bravo, Charli…Zulú, etc) que conviene conocer para hablar con cualquier estación costera. Resulta recomendable tener el nombre de nuestro barco escrito fonéticamente con todas las letras; esto nos ayudará a ser más rápidos a la hora de transmitir la información, al tiempo que evitamos las más que posibles confusiones.
  • Además del alfabeto, si tiene que transmitir un número la forma correcta de hacerlo es mencionando cada número por separado; así 109 se dirá: “uno, cero, nueve”.
  • Mantenga en micrófono siempre a una distancia aproximada de 15 cm. de su boca.
  • No grite, el equipo amplifica su voz y esta llegará correctamente al interlocutor. El control de la comunicación: muchos de los problemas que surgen en una comunicación con VHF es el de saber establecer quién tiene el control de la comunicación. Pues bien, para esto existen una serie de reglas que conviene conocer:
  • Hablando con una Estación Costera o un Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo: será la estación en tierra la que controle la comunicación, con la única excepción de una situación de emergencia, seguridad o urgencia en funcionamiento.
  • Hablando barco con barco: el control será del barco al que se le haya llamado (como no sabemos si para ese barco es posible establecer la comunicación en ese mismo momento, la idea es no crear interferencias si ya está desarrollando otra conversación con alguna otra estación).

Canal 16

Es el utilizado para las llamadas de socorro, urgencia o seguridad para usarse en las siguientes situaciones:

  • Cuando se produzca una situación que suponga un peligro real para la embarcación y sus ocupantes.
  • Para realizar un primer contacto con la estación costera de tierra. Una vez establecido este contacto, deberemos cambiarnos a otro canal.
  • Para este canal se rompe la regla numérica antes comentada; así en lugar de decir “Canal uno seis”, deberá decirse “Canal 16”.
  • Durante la navegación deberá mantener una escucha constante de este canal.

Cómo solicitar ayuda

Si bien la navegación de recreo como una actividad segura se debe estar preparados para posibles adversidades de difícil predicción, como temporales, fallos mecánicos etc.

En la mayoría de estas eventualidades, el navegante deberá ponerse en contacto con alguien que le ayude a solventar la incidencia, bien con Salvamento Marítimo, bien con otras embarcaciones que puedan estar navegando en sus cercanías, y esta tarea nunca ha sido sencilla.

Antes de la llegada de la radio, los marinos utilizaban señales acústicas o visuales para atraer la atención de los demás. Muchas de estas señales centenarias siguen estando en vigor, y es obligación conocerlas porque cualquier embarcación puede sufrir una avería en el sistema eléctrico que interrumpa el suministro de energía a los equipos de comunicaciones o, simplemente, puede ocurrir que éstos sufran una avería.

En cualquier caso, las señales tradicionales están limitadas a que dentro de su alcance visual o acústico se encuentre otra embarcación, y además, que esta última sepa interpretar que realmente alguien está pidiendo auxilio.

Comunicaciones de socorro, urgencia y seguridad

Existen una serie de mensajes VHF cuya estructura ha sido normalizada a fin de ser identificados correctamente y se tomen las medidas que la situación requiera, como acudir en auxilio de una embarcación en apuros. Hablamos de las comunicaciones de socorro, urgencia y seguridad, que precisamente se clasifican en uno u otro grado a tenor de la gravedad de las mismas.

Estos mensajes tienen prioridad absoluta sobre el resto de las comunicaciones, y todo navegante que las escuche se abstendrá de utilizar el canal VHF donde se estén emitiendo, salvo para aportar algún dato relevante en relación al incidente.

Estas comunicaciones comienzan con “palabras clave” como “Securité”, “Pan Pan” o “Mayday”, gracias a ellas, los navegantes reconocen los mensajes con facilidad y hacen que toda su atención se centre en el  altavoz del VHF.

Llamada selectiva digital

La LSD (Llamada Selectiva Digital) o en inglés DSC (Digital Selective Calling) es una llamada de socorro automática que se realiza a través del canal 70 de la VHF. Esta tecnología ha elevado sin lugar a dudas los niveles de eficacia de las llamadas de socorro.

En caso de que suceda una emergencia, al activar una llamada de este tipo, el equipo VHF enviará de manera automática un aviso de socorro, que será recogido por el nuevo sistema de seguridad GMDSS. En este se incluyen todos los datos necesarios para alertar de nuestra situación y, en consecuencia, para activar los sistemas de salvamento.

Son mensajes digitales codificados que duran menos de un tercio de segundo, donde se constata quién llama, por qué llama y dónde se encuentra. El sistema es muy fiable y permite la comunicación en condiciones adversas. Además el equipo VHF-LSD continúa radiando la alerta de socorro hasta que otro equipo confirme que la ha recibido.

El procedimiento es el siguiente: El patrón del barco en peligro levanta la carcasa protectora del botón “Distress” y realiza la alerta de socorro a través del canal 70. No hace falta sintonizar el canal 70, el equipo lo hace automáticamente cuando se pulsa el botón. Una vez transmitida la alerta de socorro en formato digital, a continuación el patrón sintonizará el canal 16 de VHF y emitirá un mensaje de socorro.

Mensajes de seguridad

Si por ejemplo se encuentra navegando y por la proa avista un objeto a la deriva que pudiera ser peligroso para la navegación, tal como un contenedor, un tronco o una boya cardinal fuera de su anclaje, se hace necesario avisar al resto de embarcaciones para que en la zona naveguen extremando las precauciones.

En estas situaciones, lo más práctico es ponerse en contacto con el centro de Salvamento Marítimo o la estación costera más próxima, para que, aprovechando su mayor alcance de emisión, sean ellos quienes emitan el mensaje. Es muy posible que le solicite que se quede a la vista del objeto hasta la llegada de la embarcación de salvamento. El peligro puede quedar oculto en la marejada, siendo muy difícil su posterior localización.

Justifican la emisión de un “Securité”: Ayudas a la navegación fuera de servicio, objetos peligrosos a la deriva, voladuras submarinas, ejercicios militares, información meteorológica importante y un largo etcétera. Los mensajes de seguridad tienen prioridad sobre el resto de comunicaciones, excepto las de socorro y urgencia.

Mensajes de urgencia

Los mensajes de urgencia se utilizan para comunicar al resto de embarcaciones que a bordo tenemos un problema importante, pero que de momento la integridad del barco no está comprometida. Así sucede cuando una embarcación se queda sin máquina, o tiene una persona a bordo que requiere asistencia médica. Los mensajes de urgencia comienzan siempre por la palabra clave “Pan Pan” y se emiten en el canal 16.

Cuando un incidente se prolonga en el tiempo, las estaciones costeras suelen emitir el primer Pan Pan por completo en el canal 16 y los sucesivos los anuncian en el canal 16 y el grueso del mensaje lo leen en sus canales de trabajo. Desde el punto de vista técnico, la caída de una persona al agua es un “Pan Pan”, no un “Mayday”, dado que el barco no está en peligro inmediato.

Los mensajes de urgencia tienen prioridad sobre el resto, exceptuando los de socorro. Una petición de asistencia médica es un Pan Pan. Si una persona se accidenta o enferma a bordo,  a cualquier hora del día las estaciones costeras le deberían poner en contacto a través del VHF con un médico que  le indicará los cuidados que el paciente debe recibir hasta que sea evacuado, o la embarcación llegue a tierra.

Standard Marine Distress Signals (United States Coast Guard)

Mensajes de socorro

Los mensajes de socorro se utilizan para anunciar que una embarcación se encuentra en peligro inminente y requiere auxilio inmediato. Para tal fin se emplea el canal 16 de VHF, sin descartar cualquier otro canal donde el patrón considere que le van a escuchar. La palabra clave que alerta a los que están a la escucha es Mayday.

Para llamar la atención, señalar la posición y obtener auxilio conviene tener presentes las señales descritas en el Anexo IV del Reglamento Internacional para prevenir abordajes en la mar. Recordando que la alerta de socorro sólo podrá transmitirse por orden del patrón de la embarcación.

Es importante seguir el formato preestablecido, pronunciar de manera clara y precisa su nombre, número de tripulantes y la posición. En estas circunstancias, el pánico o la celeridad de los acontecimientos hacen que muchas personas se equivoquen, generalmente a la hora de precisar la posición.

Después de emitir un Mayday, quédese a la escucha para comprobar que alguien responde. En caso contrario, vuelva a emitir el mensaje cada 30 segundos hasta que alguien lo haga.

Si se encuentra en una situación de peligro, o es testigo de que una embarcación en problemas:

  • Hable despacio.
  • Identifíquese.
  • Especifique la posición de forma clara y precisa. Evite localismos, y si es necesario indique latitud y longitud.
  • Diga el número de personas  a bordo, dado que, si es incapaz de emitir un nuevo mensaje, no se sabrá a cuántas personas hay que buscar.
  • Si recibe una alerta LSD de otro barco, deje que una estación costera o Salvamento Marítimo haga el acuse de recibo.
Pin It