Capturado Róbalo gigante en el Orinoco

robalo-gigante-en-el-orinoco-01Recientemente recibimos una llamada en el Movimiento para la Protección de la Fauna Acuática del Orinoco (Moprofao), avisando que tenían un pez de mar “gigante” en la Carioca. Nos trasladamos al lugar José Antonio Vega, Director; Rodneal Nathaniel, Director de Campañas Ambientales y Luís Xavier Rodríguez, Coordinador de Campañas.

Al llegar al Kiosco El Portal, uno de los expendios de pescado del referido mercado de La Carioca, pudimos corroborar esta información y hacer el levantamiento de datos técnicos e información científica de este espécimen.

Se trata de un ejemplar de Róbalo (Dicentrarchus labrax) de buen tamaño, con dos metros de longitud de la aleta caudal hasta la boca del pez, un peso de 84 Kg. sin viseras, siendo así unos de los más grandes reportados hasta ahora en aguas del Orinoco.

“El Coco”, uno de los responsable de esta pesca, contó que  fue atrapado a la altura del sector pesquero de Panapana, a unos 20 Km. río abajo de Ciudad Bolívar, en un estrecho formado por unas lajas.

Es poco común que un pez de este tipo llegue tan lejos de la unión de los cuerpos fluviales con aguas saladas adentrándose tanto en el río. Presumimos que su desorientación se producto de la búsqueda de alimento, recordando que en la actualidad las actividades pesqueras con técnicas ilegales como la pesca de arrastre, ha afectado los cuerpos de agua en nuestras hidrografías. Algunos biólogos consultados consideran que esta especie se encuentra en peligro de extinción en nuestro país.

robalo-gigante-en-el-orinoco-02El Róbalo es un pez de la familia de los serránidos, de cuerpo alargado, labios carnosos, en el ángulo superior del opérculo tiene dos espinas cortas. El color es varia, desde gris oscuro en el dorso, hasta llegar a ser blanco en la parte ventral, aunque en el agua se lo ve plateado brillante, más plomizo en el dorso, con irisaciones verde oliva.

Se encuentra en las costas rocosas de los arenales, las desembocaduras de los ríos y sobre todo en puertos, dársenas, pantalanes y escolleras. Este acercamiento a la costa suele ser mayor en los meses de calor, alejándose en invierno. Los ejemplares jóvenes viven en bancos, volviéndose solitarios cuando se hacen mayores. La profundidad en la que se puede encontrar es de 0 a 15 metros.

Prefiere las aguas oxigenadas, aunque puede llegar a penetrar en aguas dulces. La época de puesta transcurre entre enero y marzo. Es muy voraz y su dieta se compone de crustáceos, gusanos, peces, erizos de mar y otros animales marinos.

Información de: Rodneal Nathaniel, Director de Campañas Ambientales de Moprofao

Pin It