Algunos consejos para el mantenimiento de tu embarcación

El mantenimiento regular del barco es clave para la seguridad a bordo y que mantenga su valor por más tiempo. Es un proceso continuo que si se hace con disciplina permite detectar señales de deterioro, controlar el desgaste que se vaya produciendo y decidir qué hacer antes de que se vuelva un problema más grave.

Fibra de vidrio

El pulimento regular y la cera ayudarán a mantener la fibra de vidrio como nueva y son particularmente importantes en el caso de colores oscuros, que tienden a desvanecerse con más rapidez. Las zonas más grandes de una obra muerta muy decoloradas se trabajan mejor con una pulidora eléctrica.

Revise periódicamente los moldeados de fibra de vidrio e identifique rayas, grietas y otros daños en el gelcoat. Todas las grietas deben ser investigadas para evaluar su profundidad. Podemos utilizar un cincel afilado para abrir la grieta en forma de v. Si no se extiende más allá del gelcoat, una reparación estética del gel es suficiente. Sin embargo, si el daño afecta el laminado entonces necesitará una reparación profesional.

Mientras se hacen ciertas tareas con el barco varado, como decapado y nueva pintura antifouling, se puede aprovechar para detectar posibles problemas en el casco.

Maderas

Las cubiertas de teca en barcos de fibra de vidrio o aluminio deben tener un buen mantenimiento. Los tablones sueltos, partidos o con agujeros deben ser reparados inmediatamente para evitar que el agua se infiltre por debajo de la cubierta. Gran parte del daño que sufren estas cubiertas resulta de lavarlas con un cepillo de cerdas duras, que puede desgastar la madera hasta 1 mm por año. Un cepillo menos agresivo, utilizado suavemente de forma transversal al sentido de la veta ayuda a evitar este tipo de desgaste, y el resultado es que poco a poco la madera va adquiriendo un aspecto plateado natural.

Los barcos de madera están más sujetos a los daños causados por deterioros en las capas de pintura, barniz o epoxi y a los problemas causados por el agua dulce. El agua salada, por otro lado, actúa como un conservante suave, así que la mayor parte de los problemas aparecen donde se acumula el agua de la lluvia, y los daños en las capas de protección de la madera permiten que se instale la podredumbre.

La falta de ventilación es otro enemigo de las estructuras de madera. Las fundas para cubrir el barco o alguna zona especifica deben ser de materiales transpirables. Además, los barcos necesitan un buen flujo de aire a través de las zonas de alojamiento y espacios de estiba. De hecho, esto debe ser una prioridad a la hora de cuidar cualquier barco de madera, para evitar que prolifere el moho. La diferencia con los barcos de fibra de vidrio es que si bien la estructura no se deteriora con la humedad, los muebles y lo que almacenemos a bordo se verán afectados si el interior permanece húmedo.

Motores y equipos

Es importante seguir el manual del fabricante. En general, los motores diésel dentro de borda necesitan mantenimiento anual, lo que incluye cambio de aceite, de filtro de aceite y de los filtros de combustible. Idealmente esto se debe hacer antes de varar el barco. Los controles diarios incluyen el estado y tensión de la correa de transmisión, un examen del cableado para comprobar si existen conexiones flojas o desgaste, y el nivel del aceite y del refrigerante en el intercambiador de calor de los motores refrigerados por agua dulce.

Los ánodos de sacrificio se deben cambiar cuando la degradación es de aproximadamente un tercio. Esto usualmente significa cada año. Conviene examinar los bordes exteriores de las palas de la hélice, las picaduras en la superficie acompañadas de una decoloración rosada son señal de corrosión electrolítica y debemos determinar su gravedad para decidir qué hacer. También revisaremos el asiento del cojinete para detectar desgastes, el ajuste del eje debe ser perfecto.

Los daños a los pasacascos de metal suelen ser causados por la electrólisis. Un polvo blanco en el interior del casco alrededor de estos accesorios es una señal de que deben ser reemplazados. Compruebe que todos los grifos de fondo están operacionales y lubricados antes de devolver el barco al agua. También verificaremos el estado de los transductores del registro de velocidad y ecosonda.

Las bombas de achique (y del inodoro) necesitan mantenimiento periódico. Los tubos flexibles de PVC para el gas tienen una vida útil de cinco años, pero si observamos cualquier señal de desgaste, debemos reemplazarlos inmediatamente y si no tenemos experiencia, la forma más segura de hacerlo es con la asistencia de un técnico cualificado.

Todos los equipos de seguridad deben ser verificados y mantenidos cada año: los chalecos salvavidas para detectar rozaduras o daños en las costuras y para confirmar que la botella de CO2 se encuentra fija en su lugar.

Pin It