Alaska

Verdadero desafío para la pesca de salmón

Félix Lairet Santana

“Un salmón king exigió una pelea de un minuto por libra, con carreras violentas aguas arriba y abajo, consumiendo la totalidad de la línea del reel en tres oportunidades, tuve que correr atrás de él para evitar la ruptura del nudo que sujetaba la línea al eje del reel”

A principios de los 90 y luego de saborear ilustraciones, relatos y artículos de mi padre dedicados a la “Última Frontera” con motivo de sus viajes de cacería y pesca entre 1975 y 1990,  me entró una comezón por viajar a Alaska, conocer ese cautivante paraje y experimentar la pesca del salmón del Pacifico. En 1994 pude hacerlo. He visitado Alaska anualmente con  excelentes amigos, entre ellos, pescadores, con quienes formamos  una cuerda  fija: Martín Tovar L., José Luis y Miguel Puig, Omar Marambio, Iñaki Airizaga, Rubén E. Jaén, Mariano Tirado, Rodolfo Reyes y otros.

Estos 14 años hemos pescado en ríos que desembocan en la Bahía de Bristol. Otros en la Isla de Kodiak y en la Península de Kenai. Cada uno con  topografía y flora diferentes, paisajes distintos y cautivantes. La movilización la efectuamos en aviones anfibios De Havilland Beaver, con capacidad para siete personas incluyendo piloto.

rev19-pag54-05Además hemos viajado a pescar el halibut del pacífico, en las aguas profundas de las bahías marinas de Seward, Homer y Larsen en Kodiak. En este primer relato voy a narrar la pesca en los principales ríos que desembocan en la Bahía de Bristol:

Naknek River (The Nak) Magnifico para pescar salmón y  truchas, aguas claras y longitud de 15 millas, desde su nacimiento en el lago del mismo nombre hasta su desembocadura en la Bahía de Bristol. Se puede capturar salmón king de plateado excepcional. El sistema  registra el nivel  de corrida de salmones kings, sockeyes, y silvers en julio y agosto. Los últimos años ha registrado un descenso en el número de salmones kings que lo remontan, con expectativa de que a futuro vuelva a estabilizarse con niveles anteriores.

Nushagak River  (The Noosh), el sistema más importante, supera las cien millas entre el río y los diferentes ramales que lo conforman. La última semana de junio y la primera de julio es la mejor época para capturar salmones kings. Ostenta desde 1994 la corrida record: 25 mil ejemplares en un día. Una de las mejores opciones para sentir varios strikes y compartir algunas dupletas troleadas de salmones kings, no frecuentes en otros ríos.

Kvichak River (The Kweege) Con 60 millas desde el Lago Iliana hasta su desembocadura, sus aguas  claras son excelentes no solamente para capturar salmones sockeyes, sino para las  truchas que superan las 15 libras. Con respecto a los salmones sockeyes, la corrida se encuentra usualmente en la primera quincena de julio.

Egegik River Nace en el Lago Becharof con un recorrido de 50 millas hasta alcanzar la bahía. Tiene una larga playa de angosta arena denominada The Barge, lugar estratégico para pescar salmones. Su corriente suave permite visualizar la corrida de salmones sockeyes que se manifiesta la primera quincena de julio.

Brooks River Ubicado en el Parque Katmai, su cauce mide dos millas entre los Lagos Brooks y Nak Nek. Espléndido para observar osos y pescar. Fácilmente en una jornada de medio día se puede ser sorprendido por lo menos en 30 oportunidades por osos marrones, lo que obliga en cada lanzamiento, recogida y durante la pelea con el salmón, a mirar alrededor para verificar la presencia de algunos de estos majestuosos animales. El oso es atraído cuando ve saltar el salmón, será necesario proceder al corte de la línea, y pronunciar en elevado tono de voz  “bear, bear, bear“,  para avisar a los compañeros, y proceder a retirarse lentamente para  mantener una razonable distancia de separación con el animal, y evitar una situación que podría ser de alta peligrosidad  para el pescador.

El Parque Katmai concentra la mayor población de osos marrones en el mundo, y por su belleza hay que visitarlo. Es el mayor centro volcánico del mundo con 15 activos. Se han registrado más de 400 erupciones, siendo la mayor la del Volcán Novarupta en 1912 que implicó una de las mayores pérdidas de vida de la naturaleza: por espacio de varias semanas generó temblores,  contaminó con sus gases los alrededores, y arrojó lava en un área de 65 km2, en ciertos lugares ésta llegó a una altura de 200 metros.

King Salmon (Smoky) A unas 100 millas del Río Nak Nek, nuestro centro de operaciones. Nace en los Lagos de Ugashik y mide 40 millas hasta su desembocadura. De cauce ancho, poca profundidad y reducidas trayectorias rectas, lo que limita la operación de los aviones anfibios. Sus aguas son claras, y los bordes tienen maleza baja y suelos fangosos. Era el río de la Bahía de Bristol que permitía con mayor facilidad efectuar la pesca de los salmones desde la orilla mediante el uso de casting o fly. Se podían capturar salmones kings y chum y su temporada comenzaba usualmente a partir del 10 de julio y se extendía por unos diez días. La corrida, podía permitir más de diez strikes al día por pescador. Lamentablemente hace tres años se contaminó de ceniza de volcán posiblemente proveniente del Peulick, lo que ha impedido que los salmones vuelvan a remontar el río.

Los salmones que buscamos…

rev19-pag54-01Las jornadas de pesca comienzan usualmente los sábados y finalizan los viernes, empezando a las 7:00 a.m. y terminando a las 6:00 p.m. Por su cercanía con el Círculo Ártico, y debido a que la temporada comienza en la primera quincena de junio, y finaliza en el mes de agosto, el sol tiene una presencia de 20 horas al día.
Utilizando las técnicas del back trolling que es neutralizar la corriente con el motor del bote (ésta es la que le da movimiento al señuelo), casting y fly se pueden capturar  en Alaska los siguientes tipos de salmón:

•    Pacific King Salmon o Chinook (oncorhynchus tshawytscha) El  más buscado comercial y deportivamente. Su peso promedio es de 30 libras. El mayor ejemplar que se ha capturado fue cerca de  San Petersburgo  en el año 1949, utilizando el sistema de red, tenía 126 libras. Deportivamente el más grande capturado fue en 1986 en el Río Kenai, con 97 libras. A veces regresa a desovar a los dos años de nacido y lo denominan Jack, pero su promedio de permanencia en el mar es de cuatro años a un máximo de ocho años. Se puede pescar utilizando cualquier de las tres técnicas antes señaladas.

•    Pacific Sockeye Salmon o Red (oncorhynchus nerka) Desde la avioneta he podido apreciar las infinitas masas de salmones remontando el río en búsqueda de su sitio natal para desovar. Su peso oscila en un rango de cuatro y 14 libras. Se captura utilizando la técnica del fly o spinning

•    Pacific Chum Salmon o Dog (oncorhynchus keta) Remontan los ríos acompañados de los king salmón, se identifica por sus dientes de “perro”. Tiene un peso promedio de ocho libras, y remonta en grupos numerosos, siendo atractivo para la pesca comercial. Es de carne blanca a diferencia de los otros salmones que la tienen roja. Se captura empleando fly y casting.

•    Coho Salmon o Silver (oncorhynchus kisutch) Remontan en agosto y dan una pelea extraordinaria. Los adultos usualmente pesan de ocho a 12 libras y miden de 24 a 30 pulgadas. Se han llegado a capturar ejemplares de 31 libras. Para su pesca se emplea las tres técnicas.

Hazaña de orientación y resistencia

rev19-pag54-02Todas las variedades descritas nacen en agua dulce y permanecen en ella aproximadamente un año, hasta que emprenden su viaje al mar. A dónde se dirige y cómo se desarrolla desde que abandona el río hasta que regresa a su lugar de origen, todavía confunde a los hombres de ciencia.

La madre entierra huevos color rojo de seis milímetros, en un surco abierto con su maxilar inferior en el lecho de río o arroyo de corriente rápida. La cantidad de ovas varía entre especies, pero oscilan en un rango de tres mil a 14 mil. Con ayuda de su aleta caudal los cubre de grava, donde a principios de la primavera nacen los alevines y permanecen alimentados ocultos bajo la grava.

Al salir al hábitat natural mide uno o dos centímetros y es presa de truchas, anguilas y aves. Devoran criaturas más pequeñas y su crecimiento es más lento que la trucha y otros peces. De uno a dos años su cuerpo mide diez centímetros y pesa cien gramos. Con sus compañeros viaja corriente abajo, hacia el océano. Se han marcado algunos ejemplares para averiguar sin mucha precisión sus costumbres migratorias. Algunos permanecen a  kilómetros de la bahía y otros se alejan hasta el Océano Ártico, con alimentos en la parte inferior del hielo, principalmente  camarones. Allí están a salvo de cualquier enemigo.

Tras un período de uno a ocho años,  reaparecerán frente a la desembocadura del río en que nacieron, y dependiendo de su tipo alcanzan enormes proporciones y un hermoso color plateado. Durante su nueva estadía en el río, debido al cambio de agua salada a dulce pierden esbeltez, cambian el color de su piel de plateado a rojo, y la boca, principalmente en su maxilar inferior, se deforma.

Durante el recorrido al lugar de su nacimiento tienen que enfrentarse  a orcas, marsopas y focas. En el río, a nutrias, visones y osos. Otro factor en su contra es el río con sus raudales y cascadas.

rev19-pag54-04El hombre es su mayor enemigo. Cerca de la desembocadura, barcos pesqueros barren el agua con sus redes y dentro del río están los anzuelos. Existen regulaciones a fin de evitar su captura sin control. En los últimos años los límites de captura deportiva han sido reducidos, permitiendo por temporada  l dos kings, un jack, y 20 sockeyes, o en la estación de silvers con límite igual al indicado para los sockeyes. Depende de los ríos, varía los límites, e inclusive entre ellos hay restricciones en cuanto a señuelos permitidos para captura de salmón. Vale destacar que estoy haciendo referencia a salmones deportivamente más buscados.

La construcción de presas, diques, y la contaminación de ríos, afectan la normalidad de su ciclo de vida. En la actualidad se están orientando grandes esfuerzos y recursos para solventar a mediano y largo plazo esta situación.
Nada río arriba de cinco a 12 kilómetros diarios y puede remontar cascadas de hasta 15 metros. Entretanto, no se alimenta pero su energía no baja. Es posible su captura pues los  señuelos artificiales son atacados por los king salmón, chum y silvers para apartarlos de su camino. En el caso del salmón sockeye, es capturado robándolo en una de las tantas oportunidades que abre la boca, o clavándole anzuelo en alguna parte del cuerpo.

Con la aparente ayuda de su olfato, luego de haberse alejado  kilómetros por  años en el océano, halla con el rumbo hacia el río y el lecho de grava donde vino al mundo. Como si tuviera un GPS, pero sin triangular con satélites.

En Alaska los amigos de pesca son para siempre

rev19-pag54-03Son indescriptibles los lazos de amistad  cuando se pesca en Alaska. Las anécdotas  y emociones son infinitas:

•    Coincidir con el año de la corrida record del Río Nush, que nos permitió capturar  gran cantidad de King salmón.

•    Compartir con Omar la pelea de un gigante Halibut de 185 libras, el quinto ejemplar más grande capturado en 1994.

•    Las dupletas troleadas poco usuales de King salmón pero posibles en el Río Nush, algunas  con mi hijo Félix Henrique con quien tuve la dicha de visitar dos veces Alaska.

•    La pelea la tarde del último día, del compadre Martín con un King Salmón de 42 libras en el Río Nak Nek  robado por la aleta dorsal. Dio  batalla como si su peso superara cien libras, todas las embarcaciones retiraron las líneas del agua para no perder el animal. Antes, habíamos capturado varios kings de más de 40 libras con el único sol que brilló por pocas horas toda la semana. El resto del período fue lluvioso y tan frío que en el bote usamos waders de neopreno para protegernos.

•    Estar tres días sin captura para luego pescar muchos salmones, los más grandes que he podido capturar.

•    “Ver nacer nuevamente” a mi primo Rubén Enrique,  luego de encontrar un colosal oso marrón mientras peleaba con un salmón sockeye en el Parque Katmai.

•    Presenciar la lucha de José Luis con un King Salmón de más de 40 libras, capturado debido a que  la línea dio una vuelta alrededor del cuerpo, dando una pelea descomunal.

•    Capturar en fechas distintas y desde la orilla tres kings de más de 50 libras, con línea de 12 libras, caña de cinco pies y medio y carrete de casting igual a los que empleamos para la pesca de pavón. Un salmón king exigió una pelea de un minuto por libra, con carreras violentas aguas arriba y abajo, consumiendo la totalidad de la línea del reel en tres oportunidades, tuve que correr atrás de él para evitar la ruptura del nudo que sujetaba la línea al eje del reel.

•    Tener los pilotos del grupo, Martín, mi hijo Félix Henrique y yo, la oportunidad no sólo de pilotear aviones anfibios De Havilland Beaver, sino de despegar y aterrizar estos aviones en diferentes ríos y lagos.

•    Echar cuentos en la orilla de ríos y lagos con un whiskicito, luego de la discusión sobre a quién le toca servir hielo para el amarillo: nadie quería pasar más frío que el que estaba resignado a sufrir.

•    Compartir con guías y pilotos en el bar del Lodge luego de la llegada de aviones y botes al muelle. Departir con huéspedes de diferentes nacionalidades saboreando un escocés.

Me quedo corto al plasmar lo que significa para mí conocer Alaska y vivirla intensamente en unión de amigos muy especiales.

Pin It

Un comentario en “Alaska

  1. al año q viene me toca sacar alguno,al agua de nuevo eso si.
    si me interesaría saber temporada de cada rio,o alguna página certera.
    un saludo