La caña en la pesca al surfcasting

29 junio 2009 por  
Archivado en Pesca, Pesca de Mar, Pesca en Agua Dulce, Tecnología

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Delicious
  • Digg
  • Technorati
  • Add to favorites
  • Email

¿Cómo saber que el modelo elegido es el más adecuado? ¿Qué criterios seguir para seleccionar la caña? Por supuesto, la que pesca no es la caña, sino la persona. Pero los resultados pueden variar si se utiliza uno u otro equipo; por eso a la hora de seleccionar la caña, conviene tener claro qué pedir

la-cana-de-pescar-02Una caña para el Surfcasting se va a convertir en una extensión de su propio brazo. Existen cañas especialmente fabricadas para la práctica de este tipo de pesca y que, por lo tanto, cuentan con unas características especiales.

Un punto importante es la especie a pescar, ya que en función de las características de la misma, se deberá dar mayor importancia a la potencia de la caña (especies grandes, que opongan una fuerte resistencia) o a su flexibilidad (especies pequeñas cuya picada sea menos perceptible).

Es recomendable llevar varias cañas a las jornadas de pesca en la playa, dos es un número apropiado teniendo en cuenta la necesidad de vigilarlas y de desplazarse para hacerlo correctamente.

Material

La primera decisión a la hora de seleccionar la caña para el surfcasting es su material: fibra de vidrio o carbono.

Las de carbono son más ligeras y, en consecuencias, más fáciles de lanzar. Además este material cuenta con fusiones de titanio y kevlar, dando lugar a cañas de alta tecnología. Permiten además una recuperación más rápida, lo que influirá en la calidad de los lances. Por supuesto su costo es más elevado.

La fibra de vidrio surgió en los años 40 del siglo pasado, época en la que supuso una auténtica revolución, permitiendo la creación de formatos telescópicos. Aún se utiliza en nuestros días, especialmente para la fabricación de punteros que buscan unas características concretas.

Una caña para el surfcasting debe ser rígida, pero esa rigidez tiene sus desventajas: se reduce la sensibilidad de la caña hacia las picadas, provocando que algunas resulten imperceptibles para el pescador. Esto hace que muchos busquen cañas en cuya cima se colocan materiales más blandos como la fibra de vidrio.

Longitud

En este tipo de pesca la caña debe ser larga, unos 4,5 metros (mínimo de 3,5 y máximo de 5). Conviene tener en cuenta la estatura del pescador. Lo más importante es que resulte cómoda a la hora de lanzar. Comodidad supeditada a la necesidad de que el lance alcance la línea posterior del rompiente de las olas.

Otro punto es el lugar a desarrollar la acción de pesca. Desde la orilla de la playa, lo más aconsejable será el uso de cañas largas y potentes, de unos 3,80 a 4,20 metros de largo con una acción de 8 a 10, para superar la línea de rompiente. En cambio, desde acantilados o rompientes las cañas pueden ser más cortas, para facilitar el lance desde el punto de pesca entre las salientes de las piedras.

¿Dos ó tres tramos? Las cañas de dos tramos han irrumpido en el mercado, sin embargo, opinamos que la mejor opción es la de tres tramos, entendiendo que resulta mucho más cómoda de transportar (una caña de dos tramos tienen una medida desmontada de unos dos metros, incómoda para transportar en carro.)

Las cañas de tres tramos suelen llevar aparejada una acción cómoda y adecuada para la pesca cotidiana, alejada de cualquier tipo de complejidad técnica.

Para los pescadores técnicos que practican lances de péndulo complicados, la caña de dos tramos es la mejor opción.

Otra pregunta es: ¿caña telescópica o enchufable? Son similares en sus características mecánicas, permitiendo ambas buenos lances (siempre que cuenten con el mismo tipo de carbono, la misma acción y la misma longitud).

la-cana-de-pescar-01Potencia

Arbitrariamente definamos potencia como la capacidad de una caña para flexionarse hasta el límite de su resistencia.

La pesca al surfcasting necesita potencia. La pesca en el mar, por sus características y por las cualidades y pesos de las especies que pueden ser capturadas, requiere de materiales resistentes y durables.

Cada caña tiene marcada su potencia en su tramo inicial, expuesta mediante un indicativo de dos cifras (rango de pesos que se puede lanzar), en gramos o en onzas. Una onza equivale a 28,349 gramos, para simplificar, se puede multiplicar por 30.

En todo caso, la resistencia no puede estar en contra de la flexibilidad. Resulta imprescindible que la caña de surfcasting pueda flexionarse en toda su longitud.

Acción

Una medida de 4,5 metros, con una acción de 100 – 200 gramos, es versátil y se adapta a cualquier condición de pesca.

En la acción de la caña hay varias opciones:

  • Acción de punta (fast): trabajan sólo las partes finales de la caña, es decir, la punta. Exige una reacción muy rápida, lo que supone un clavado inmediato y preciso. Resulta adecuada para lances muy largos y para pescadores con técnica depurada.
  • Acción media (moderate): de talón firme y parte media de curva progresiva. Son, quizás, las más corrientes para cualquier tipo de distancia de lance.
  • Acción parabólica (slow): desde el talón la caña se va curvando de manera progresiva en una flexión homogénea. Cañas que trabajan en toda su longitud; permitiendo lanzar plomos de pequeño tamaño a distancias más que aceptables. Requiere anticipación al momento de la picada, puesto que presenta cierto retraso en el clavado. Buena acción para distancias medias, por su mínimo esfuerzo para lanzar. Adecuada para pescadores noveles.
  • Acción repartición (RIP): preferida por los pescadores más técnicos. Están dotadas de una acción “nerviosa”, resultando complicado controlarlas, por lo que no convienen para principiantes.

Cada pescador deberá tener en cuenta sus propias características físicas ya que éstas determinarán en última instancia las características de la caña. Repetimos: la caña es una extensión del brazo y como tal, debe adecuarse a las posibilidades de cada uno.

Anillas

la-cana-de-pescar-03De nada vale la mejor de las cañas si el anillado no es el correcto. Desde las antiguas anillas de metal, pasando por las de porcelana, las de óxido de aluminio… en la actualidad los fabricantes buscan  un material adecuado para la elaboración de anillas resistentes y a la vez ligeras. Se han realizado experimentos con materiales como el carburo de tungsteno (también conocido con el nombre de “wolframio”), de dureza similar a la del diamante pero con la desventaja de tener tendencia a la corrosión; también se han desarrollado derivaciones del cromo, que no han terminado de resultar por oxidarse.

Actualmente la tendencia es hacia las anillas llamadas monopuente o globo y de cerámica SIC, también conocidas como de rozamiento “0″. Es recomendable que sean de gran tamaño, para que faciliten el paso del hilo.

El surfcasting desde la orilla de la playa, muelle, acantilado y a veces desde una embarcación, es una actividad muy relajante, excepto cuando es de competición, claro está.

La palabra surfcasting procede del inglés, y traducida literalmente sería: “Lanzando al oleaje”.

Resumiendo

  • Los pescadores que se inician deberían optar por una caña de tres tramos de acción media o una enchufable.
  • Los más técnicos disfrutarán más con una caña de dos tramos.
  • Un pescador corpulento y físicamente en forma, puede optar por cañas más largas.
  • Para pescar en una playa de mar agitado, de grandes olas, se recomienda cañas largas.
  • Para pesca en playas tranquilas, conviene elegir una puntera híbrida, para playas más turbulentas, es preferible una puntera dura.
  • En la elección de la punta también influye la especie que se desee capturar: para peces de talla media y “recelosos” conviene una puntera híbrida.
  • Es importante que la caña sea de buena calidad, pero es mucho más importante que se ajuste a las características y necesidades del pescador. Existen modelos que incorporan contrapesos para equilibrar la caña al gusto de cada quien.

<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:Calibri; panose-1:2 15 5 2 2 2 4 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-1610611985 1073750139 0 0 159 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:”"; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:10.0pt; margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:Calibri; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-language:EN-US;} @page Section1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>

AUTOR: Manuel Molina

Enter Google AdSense Code Here